Subida al Teide – Junio 2018

El pasado mes de junio; tres miembros del club (Lourdes Jabalera, Juan Llamas e Ismael González) nos fuimos a tierras canarias para subir el techo de España desde la playa (ruta 0-4k). Un reto que teníamos pendiente desde algunos años atrás y al fin lo hemos conseguido.

Pero aprovechando el viaje decidimos visitar también la isla de La Palma. Impresionante en su conjunto y demasiado corta su visita para todo lo que se puede patear en la misma. Aunque cabe decir que los dos días que estuvimos los aprovechamos de sobra. La recorrimos de norte a sur y de este a oeste.

Primero hicimos La Caldera de Taburiente:

Para acabar el día nos fuimos al sur de la isla a la Playa del Faro de Fuencaliente:

El segundo día en La Palma nos fuimos a patear por sus famosos bosques de laurisilvas e hicimos la impresionante rutaBosque de Tilos y los Nacimientos de Marcos y Cordero:

Para luego por la tarde bañarnos en las Playas Naturales La Fajana y Charca Azul; y visitar la impresionante Playa Nogales:

Aunque nos quedó mucho por ver (Subir al Roque de los Muchachos, La Ruta de las Estrellas por la Cumbres de la Caldera de Taburientes, Los Bosques del Cubo de La Galga… así tenemos la excusa del volver algún día) nos fuimos a Tenerife a intentar el propósito de nuestro viaje: subir al Teide desde el nivel del mar.

Eran las 6 de la mañana del viernes 22 de junio de 2018; cuando salimos desde La Playa del Socorro:

Nos acompañaron las nubes bajas como todos los días; pero la sensación de humedad y la manera de sudar nos hizo pensar que a lo mejor no seríamos capaces de conseguir el reto. No habíamos sudado tanto en la vida y no teníamos la posibilidad de agua hasta el refugio Altavista (3.270 m):

Pero la cosa cambió al salir del mar de nubes superados los primeros mil metros de acumulado positivo:

Y aún más al superar los dos mil metros de acumulado y empezar a divisar nuestro objetivo; aunque lejos todavía:

Aún nos quedaba otro mal trago al tener que superar el desierto de aproximación a la Montaña Blanca en las horas de más calor, en torno al mediodía. Pero el ánimo no decaía:

Por fin a eso de las 5 de la tarde ya podemos divisar el refugio Altavista:

Ya tenemos El Teide a menos de 500 metros de desnivel positivo. Pero eso lo haremos muy temprano al día siguiente para ver amanecer en el mismo. El atardecer en el refugio es maravilloso (la única pega es que al ser accesible vía teleférico o bastante fácil desde el parking de Montaña Blanca, el ambiente no es lo montañero que a uno le gustaría):

El sábado 23 de junio nos toca madrugar si queremos ver amanecer en la cumbre del techo de España. Nos levantamos a eso de las 5 de la mañana, desayunamos y para arriba. Ya falta poco; serán por las ganas, por la paliza del día anterior o por la mejor aclimatación del cuerpo la subida aunque pronunciada la hacemos a muy buen ritmo y mejor ánimo. Bastante antes del amanecer hacemos cima en los 3.718 m del Teide. Y aunque estamos recién estrenado el verano; éste nos recibe con bastante frío. Tenemos que echar mano de todo el abrigo que llevamos pero disfrutamos de uno de los mejores amaneceres que hayamos visto. El esfuerzo ha merecido la pena:

Ya sólo nos queda bajar hasta la cabina del teleférico y esperar el trajín del mismo. Hemos decidido bajar antes para poder aprovechar la tarde y visitar en el nordeste de la isla el Parque de Anaga, tan espectacular como los de La Palma:

Nos queda decir adiós a la increíble semana que hemos pasado por tierras canarias; pero, como nuestro vuelo sale por la tarde aprovechamos para visitar los Acantilados de los Gigantes y quedarnos con la pena de no poder hacer el Barranco de Masca debido a la clausura del mismo por efectos del temporal de primeros de año que sufrió la isla. Ya tenemos una excusa más para volver:

Agradecer a Juan Llamas, gran amigo y montañero la posibilidad de culminar un reto común.

Y que decir de Lourdes; como siempre me deja sin palabras.

Un saludo, Ismael.

Anuncios

Barranco de Garganta Verde – 25 de agosto de 2018

Como ya sabéis, el sábado 25 de agosto, estuvimos diez miembros del club haciendo el Barranco la Garganta Verde.

Como siempre quedamos temprano, a las 6 de la mañana.
Nuestra primera parada fue en el restaurante La Fragua en Ronda, para tomar un suculento desayuno. Después nos dirigimos al lugar del barranco, Zahara de la Sierra.
Después de dejar un coche en el punto de finalización del barranco, nos fuimos al sendero de aproximación del barranco. Dicho sendero como veréis en las fotos es muy bonito y cómodo ya que es en bajada, otro gallo cantaría si fuera al revés.
Al final del sendero llegamos a la Ermita de la Garganta Verde y a una inmensa, por lo  grande y bonita, cueva. Aquí nos cambiamos para empezar el barranco.
Primer Rapel
Segundo Rapel
Tercer Rapel
Cuarto Rapel
Al final de los rapeles, gracias a Dios estaba la surgencia del río Bocaleones. Algunos estábamos a punto de una lipotimia. Otra vez ha sido calentón y refrescón.
Bueno bromas aparte, pasamos un día como siempre muy agradable.
Gracias a nuestro presidente, sobre todo yo por los kilos que nos hizo perder, pero lo compensó con creces por el día tan bueno que pasamos.

Corredor de Ubeire – Cerro Almirez – 24 de febrero de 2018

El pasado 24 de febrero, un grupo de socios del club realizamos el Corredor de Ubeire y el Cerro del Almirez en la Sierra Nevada almeriense. Organizada por el club y coordinada como siempre con mucha meticulosidad  por  nuestro socio Ismael González, partimos desde Mijas Costa sobre las 6 de la mañana. El trayecto hacia la zona de partida es largo, ya que hay que dirigirse hacia las localidades de Guadix (Granada) y posteriormente llegar a las cercanías de Fiñana ya en la provincia almeriense.

Para acceder al inicio de la ruta, subimos por una pista forestal cercana a Fiñana que se encuentra en buen estado, los tramos finales debido al hielo, nos hace que dejemos el coche aparcado y accedamos andando al inicio de la ruta que parte de un cortafuegos.

Estamos en el inicio de la ruta a unos 1.650m de altitud, tenemos frente a nuestra vista un largo cortafuegos repleto de nieve, franqueado por un fantástico pinar. La subida se hace pesada, parece que nunca llega el final, son 3 km de constante subida, no exigente pero como digo se hace pesada. La suerte que tenemos es que el estado de la nieve es excelente, nieve dura, el día soleado acompaña y no hace mucho frio. Después de una hora de subida llegamos a un punto, donde viramos hacia la izquierda, ahora ya estamos a unos 2.000 metros, atrás se puede ver el largo cortafuegos, toca hacer una parada y calzarse los crampones y coger el piolet. Unos pocos metros más hacia delante y… ya vemos el corredor, una brecha impresionante en la roca.

El Corredor de Ubeire, está considerado ideal para iniciarse en este tipo de actividad, no es muy largo, su longitud de unos 1,5 kilometros, sus pendientes oscilan entre el 30%  y 40%,  lo que lo hacen muy atractivo para un principiante.

La entrada al corredor  está a unos 2.050m de altitud… es ancha, la nieve en optimas condiciones, no se puede pedir más…vamos pa’rriba.

La ascensión la hicimos en fila india, no necesitamos otro tipo material del propio que llevamos, crampones y piolet, no encontramos en ningún tramo hielo.

Impresionante corredor, mires hacia arriba o mires hacia abajo el espectáculo está asegurado. Grandes paredones  de roca a derecha a izquierda, el grupo impresionado de lo que ven nuestros ojos no paramos de hacer fotos para el recuerdo. Aunque no sea una zona muy transitada nosotros pudimos cruzarnos con un par de grupos de montañeros que también cogían el corredor. Son las 12h15m y llegamos a la salida del corredor, la ascensión con un desnivel de 400 metros la hemos hecho en 1h30m, y nos hemos quedado con ganas de más. Una breve parada para tomar algo y nos queda las últimas ramplas para subir al Cerro Almirez.  Se hacen pesados los últimos metros,  pero el grupo al completo hicimos cima en el Almirez (2.519m) a las 13h05m.

El tiempo en la cumbre sigue respetándonos, algunas nubes propias de la alta montaña, pero nada de frio, foto de grupo y toca bajar.

La bajada la hicimos por el lado opuesto al corredor, por una loma con alguna pendiente que sorteamos de nuevo provistos de crampones y piolet. El final de esta loma nos lleva de nuevo al cortafuegos, donde nos llevará de nuevo al carril forestal donde acabará nuestra ruta.

El resultado final han sido 9,570 Km de recorrido, realizado en unas 7h, con un desnivel acumulado de 897 m, en un día extraordinario para la practica del deporte de montaña.

Los miembros que realizamos  esta ruta fuimos: Ismael González, Lourdes Jabalera, Rafael Ramos, Francis Pérez, Salva Gómez y el que escribe y  aporta las imágenes, Cristóbal Gambero.

Os dejamos un enlace con más fotos:

https://1drv.ms/f/s!AvrIyKaiWJlvrHrZBYYo4qKaWPXJ

Torrecilla por la Colá del Tejo – 17 de febrero de 2018

El pasado 17 de febrero nos fuimos de ruta al que será el futuro  Parque Nacional de la Sierra de Las Nieves, para realizar unas de las rutas estrellas de este precioso espacio natural, la Colá del Tejo.

 El día prometía, ya que amaneció despejado y las temperaturas eran suaves. Partimos desde el blanco pueblo de Tolox,  desde allí accedemos por un carril forestal a la sierra hasta el Puerto de las Golondrinas donde dejamos los vehículos para empezar nuestra ruta.

Comenzamos nuestra ruta desde el Puerto de las Golondrinas(945 m) por un carril forestal en buen estado, hacia el Puerto Coronas(1.162 m), en nuestro recorrido de 3 km, impresionantes vistas de todo el Valle del Guadalhorce que queda a nuestras espaldas, y sin perder de vista a Yunquera ha nuestra derecha.

En apenas 30 minutos llegamos al puerto que también  es cruce de caminos, nosotros optamos por entrar en una senda a la nuestra derecha muy empinada que se asciende  por un agreste paraje donde abundan las aulagas, romeros y jaguarzos.

Mientras más nos adentramos , más se estrecha el camino y sin darnos cuenta ya estamos metidos de lleno en lo más salvaje y grandioso que he conocido yo de este parque “la Colá del Tejo”. Son unos estrechos pasos provistos casi todos de una cadena de seguridad, debajo de unas preciosas cárcavas donde solo se escucha el sonido del viento. Tomamos todas las precauciones ya que el suelo en su mayor parte es roca, estaba un tanto resbaladizo e impresiona los tajos a nuestra derecha. El paso en sí no tiene de mucha dificultad técnica, solo estar en buena forma y sobre todo no tener vértigo, calculo que son unos 3 km de pasos estrechos combinados por ascensiones de varias cañadas y pedreras. Centenarios ejemplares de pinsapos flanquean nuestra ruta, tenemos la suerte de estar dentro de la joya del parque, la belleza de la zona es indescriptible.

Una vez salimos de la zona de los tajos, y tras varios cruces, ya el terreno deja de ser tan empinado y nos dirigimos a un pequeño altiplano previo al Torrecilla, una zona repleta de quejigos que nos llevará hasta el Pilar de Tolox.

A los pies del Torrecilla, en el Pilar de Tolox (1.700 m), hicimos la parada para el almuerzo, es habitual desde hace ya tiempo ver esta zona repleta de senderistas tomándose un descanso. El escaso kilometro que separa el Pilar de Tolox de la cumbre del Torrecilla es un ir y venir de montañeros, el camino se encuentra un poco embarrado debido a las últimas lluvias de la zona pero afortunadamente sin hielo.

Una vez en la cumbre, como siempre la satisfacción por llegar allí de nuevo es impresionante, las vistas magnificas…pero nos queda la bajada.

La bajada la hacemos mirando siempre hacia el Este, lo hacemos por el Puerto de los Valientes (1.840 m) en principio una bajada suave. Seguimos bajando por una impresionante y empinada  cañada camino del Puerto de Los Oréganos (1.481 m), aquí el camino se desvía hacia la derecha.

Desde el Puerto de Los Oréganos seguimos bajando con dirección al Puerto Coronas, una zona que aun hoy está herida y se le ven las secuelas del feroz incendio que afectó en  agosto de 1991 a una extensa zona, y que durante al menos 4 días  estuvo devorando un paraje cuya belleza debió ser impresionante. Devoró un total de 10.000 hectáreas, lo que es en la actualidad unos de los incendios más graves de los últimos 20 años en Andalucía.

Una vez llegamos al Puerto Coronas, optamos la otra variante para llegar al Puerto de Las Golondrinas, el carril de la derecha, una zona de roca rojiza y de monte bajo que nos lleva a la parte final de nuestro recorrido.

En total fueron 19 Km 50m de recorrido, que lo hicimos en 9 horas, el ascenso positivo fue de unos 900 metros.

Agradecer a Juan Llamas por ser el rutero y llevarnos por estos parajes.

Los participantes fuimos: Juan Llamas, Ismael González, Lourdes Jabalera,  Fali Ramos, Antonio Romero, Javier Ruiz  y el que suscribe y le pone imágenes ha  esta crónica, Cristóbal Gambero.

Algunas fotos:

Os dejamos un enlace con más fotos:

 https://1drv.ms/f/s!AvrIyKaiWJlvrAwPngXxp6yz0huw

Subida al Cerro del Águila – 7 de octubre de 2017

Un día maravilloso para caminar por la sierra y la envidiable compañía montañera de socios de Almoradú presagiaban una estupenda mañana de montaña por la Sierra Alpujata, o Sierra Negra como también se la conoce por los lugareños.
El Pico Águilas era nuestro destino y a las 8:30, tras haber salido de Mijas, Antonio Villalba, Antonio Rodríguez y José Antonio Moreno echaban a andar desde los aledaños del Cortijo de la Albuquería, entre los términos municipales de Coín y Monda.
Al pie de un pequeño cerró por donde pasa el torrente que procede del puerto que separa las cuencas de los ríos Pereilas y Alaminos nos adentramos en el valle de ese torrente. Pinos piñoneros, carrascos y resineros nos escoltan desde el inicio del ascenso, mientras que alcornoques, algarrobos y otros arbustos nos van anunciando el tipo de bosque mediterráneo que debió dominar antaño estas sierras.
La pista se va convirtiendo en senda en un ascenso sin descanso que nos anuncia el fuerte desnivel  que tendremos que salvar para hacer cumbre. Mármoles, gneises con granate y sillimanita y peridotitas abundan en el suelo que pisamos.
Un vivero abandonado, una balsa de agua para incendios y una toma de agua nos advierten que la parte más exigente del camino lo tenemos ante nosotros: ascender por un sendero poco marcado que se interna en el bosque de pino resinero que domina este tramo del recorrido.
Seguimos ganando altitud; salimos a 473 m y en apenas 3 kms estamos a 1000 m. Las coscojas y enebros se hacen los dueños del terreno, mientras que el mar de nubes que nos acompaña desde que fuimos ganando altura no nos deja ver, al S, el Pico Águila. Sólo hasta que estamos en su base no nos percatamos de la cumbre, a 1036 m de altitud, y a ella llegamos tras una última subida más suave que la que acabamos de terminar.
Y finalmente la cumbre, con su hito de piedra y sus fabulosas vistas deslucidas en cierta medida por las nubes: al S el mar y un amplio sector de la Costa del Sol occidental; y si miramos al N, la Hoya de Málaga y todas las sierras que contiene y limitan.
Las fotos de rigor, que como última actividad oficial de Almoradú adornará nuestro grupo de WhatsApp hasta la próxima salida e iniciamos el regreso sobre nuestros propios pasos. Una cervecita en la Venta Los Morenos y pasadas las 2 de la tarde culminábamos esta mañana de montaña que nos despide hasta la próxima salida del club, que será la Travesía Sierra de Mijas el próximo 21 de octubre. Desde aquí animamos a todos los socios y amigos de Almoradú a que nos acompañen ese día.
Hasta pronto.

Concentración de Barrancos REBUFOS 2017 – 22 al 24 de septiembre de 2017

Como estaba previsto, los socios del club cubrimos las plazas que nos habían concedido para la concentración de Barrancos, que este año se celebraba en la Sierra de Castril en Granada, cerca del limite entre Jaén y Granada y lindando con el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas.

Llegamos en varios grupos, y tras la inscripción, nos acomodamos en el camping, lugar central de la concentración, situado en las inmediaciones de casi todos los barrancos propuestos por la organización, tras lo cual cenamos y pronto nos fuimos a los sacos, ya que al día siguiente nos tocaba madrugar y tendríamos un día largo de barrancos.

A la mañana siguiente y tras algunos problemas de organización, conseguimos fijar un par de barrancos para el día, desayunamos y preparamos el material, y salimos hacia nuestro primer barranco, el Barranco del Buitre.

Finalizado el primer barranco, comimos algo ligero y nos dispusimos a continuar con el siguiente barranco, el Barranco de la Magdalena. Rápidamente llegamos a la zona desde donde partía la ruta que nos acercaría al barranco, tras remontar una senda llegamos a una larga pedrera desde donde se veía la salida del barranco, pensando que no podría ser tan corto, seguimos remontando la pedrera hasta su parte superior, unos 300 metros de desnivel, y tras llegar arriba comprobamos que no había ninguna entra al barranco, continuamos algo más y finalmente desistimos, regresando al coche y dándonos posteriormente un baño en el río.

Finalizado el día, regresamos al camping, donde se estaban celebrando conferencias y charlas, tras la cuales llego la cena y posteriormente un sorteo de regalos, de los cuales no llevamos algunos.

Al día siguiente, y tras ver la organización que sufrimos el día anterior, nos organizamos mejor para conseguir hacer el Barranco de Túnez, el cual estaba muy solicitado, consiguiendo el objetivo, desayunamos, recogimos todo el campamento y partimos sin demora al barranco, usualmente la gente hacia la parte final del barranco, nosotros decidimos hacerlo en su totalidad aprovechando el sendero que parte hacia el pico Empanadas, el más elevado de esta sierra, y que en un momento dado nos metía de lleno en el barranco. Disfrutamos de las vistas y un sendero espectacular y casi sin darnos cuenta ya estabamos en el barranco, en el primer tramo era más bien un paseo con algunos destrepes y ya en su parte final comenzamos algunos rapeles, hasta llegar al tramo más transitado donde ya los rapeles sí eran considerables.

Y tras finalizar el barranco, regresamos al camping donde tomamos algo y partimos de regreso a Fuengirola. Un fin de semana espectacular donde disfrutamos de un ambiente montañero, muy buen rollo y buenos barrancos en un entorno fantástico. Agradecer especialmente a  Alex Macías, que aunque no pudo venir, fue el artifice de que el resto disfrutase de esta experiencia; Y a Antonio Villalba por su dedicación y buen hacer antes y durante todo el tiempo.

Subida Nocturna a la Concha – 8 de julio de 2017

Aprovechando la luna llena de julio, hicimos una subida nocturna a la Concha de Marbella, quedamos en el parking de la Cañada y partimos en dirección al refugio de Juanar, sobre las 23:30 h. ya estabamos caminando, en poco más de 2 horas estabamos ya en la cima. Nos sentamos en el banco solidario contemplando las vistas de la costa con sus luces y con la luna.

Después de tomarnos algo, nos fuimos a los bancales que hay cercanos a la cima, donde pusimos los sacos y pasamos la noche hasta el amanecer, con las primeras luces aprovechamos para sacar unas fotos y después rápidamente comenzamos el descenso antes de que los calores propios de la época hicieran que caminar por la sierra fuera casi imposible.

Al llegar a los coches, nos acercamos hasta el refugio donde desayunamos.

Agradecer a todos la ruta tan agradable que pasamos.

 

Montañismo – Senderismos – Ferratas – Barrancos