Archivo de la categoría: Senderismo

Subida al Teide – Junio 2018

El pasado mes de junio; tres miembros del club (Lourdes Jabalera, Juan Llamas e Ismael González) nos fuimos a tierras canarias para subir el techo de España desde la playa (ruta 0-4k). Un reto que teníamos pendiente desde algunos años atrás y al fin lo hemos conseguido.

Pero aprovechando el viaje decidimos visitar también la isla de La Palma. Impresionante en su conjunto y demasiado corta su visita para todo lo que se puede patear en la misma. Aunque cabe decir que los dos días que estuvimos los aprovechamos de sobra. La recorrimos de norte a sur y de este a oeste.

Primero hicimos La Caldera de Taburiente:

Para acabar el día nos fuimos al sur de la isla a la Playa del Faro de Fuencaliente:

El segundo día en La Palma nos fuimos a patear por sus famosos bosques de laurisilvas e hicimos la impresionante rutaBosque de Tilos y los Nacimientos de Marcos y Cordero:

Para luego por la tarde bañarnos en las Playas Naturales La Fajana y Charca Azul; y visitar la impresionante Playa Nogales:

Aunque nos quedó mucho por ver (Subir al Roque de los Muchachos, La Ruta de las Estrellas por la Cumbres de la Caldera de Taburientes, Los Bosques del Cubo de La Galga… así tenemos la excusa del volver algún día) nos fuimos a Tenerife a intentar el propósito de nuestro viaje: subir al Teide desde el nivel del mar.

Eran las 6 de la mañana del viernes 22 de junio de 2018; cuando salimos desde La Playa del Socorro:

Nos acompañaron las nubes bajas como todos los días; pero la sensación de humedad y la manera de sudar nos hizo pensar que a lo mejor no seríamos capaces de conseguir el reto. No habíamos sudado tanto en la vida y no teníamos la posibilidad de agua hasta el refugio Altavista (3.270 m):

Pero la cosa cambió al salir del mar de nubes superados los primeros mil metros de acumulado positivo:

Y aún más al superar los dos mil metros de acumulado y empezar a divisar nuestro objetivo; aunque lejos todavía:

Aún nos quedaba otro mal trago al tener que superar el desierto de aproximación a la Montaña Blanca en las horas de más calor, en torno al mediodía. Pero el ánimo no decaía:

Por fin a eso de las 5 de la tarde ya podemos divisar el refugio Altavista:

Ya tenemos El Teide a menos de 500 metros de desnivel positivo. Pero eso lo haremos muy temprano al día siguiente para ver amanecer en el mismo. El atardecer en el refugio es maravilloso (la única pega es que al ser accesible vía teleférico o bastante fácil desde el parking de Montaña Blanca, el ambiente no es lo montañero que a uno le gustaría):

El sábado 23 de junio nos toca madrugar si queremos ver amanecer en la cumbre del techo de España. Nos levantamos a eso de las 5 de la mañana, desayunamos y para arriba. Ya falta poco; serán por las ganas, por la paliza del día anterior o por la mejor aclimatación del cuerpo la subida aunque pronunciada la hacemos a muy buen ritmo y mejor ánimo. Bastante antes del amanecer hacemos cima en los 3.718 m del Teide. Y aunque estamos recién estrenado el verano; éste nos recibe con bastante frío. Tenemos que echar mano de todo el abrigo que llevamos pero disfrutamos de uno de los mejores amaneceres que hayamos visto. El esfuerzo ha merecido la pena:

Ya sólo nos queda bajar hasta la cabina del teleférico y esperar el trajín del mismo. Hemos decidido bajar antes para poder aprovechar la tarde y visitar en el nordeste de la isla el Parque de Anaga, tan espectacular como los de La Palma:

Nos queda decir adiós a la increíble semana que hemos pasado por tierras canarias; pero, como nuestro vuelo sale por la tarde aprovechamos para visitar los Acantilados de los Gigantes y quedarnos con la pena de no poder hacer el Barranco de Masca debido a la clausura del mismo por efectos del temporal de primeros de año que sufrió la isla. Ya tenemos una excusa más para volver:

Agradecer a Juan Llamas, gran amigo y montañero la posibilidad de culminar un reto común.

Y que decir de Lourdes; como siempre me deja sin palabras.

Un saludo, Ismael.

Torrecilla por la Colá del Tejo – 17 de febrero de 2018

El pasado 17 de febrero nos fuimos de ruta al que será el futuro  Parque Nacional de la Sierra de Las Nieves, para realizar unas de las rutas estrellas de este precioso espacio natural, la Colá del Tejo.

 El día prometía, ya que amaneció despejado y las temperaturas eran suaves. Partimos desde el blanco pueblo de Tolox,  desde allí accedemos por un carril forestal a la sierra hasta el Puerto de las Golondrinas donde dejamos los vehículos para empezar nuestra ruta.

Comenzamos nuestra ruta desde el Puerto de las Golondrinas(945 m) por un carril forestal en buen estado, hacia el Puerto Coronas(1.162 m), en nuestro recorrido de 3 km, impresionantes vistas de todo el Valle del Guadalhorce que queda a nuestras espaldas, y sin perder de vista a Yunquera ha nuestra derecha.

En apenas 30 minutos llegamos al puerto que también  es cruce de caminos, nosotros optamos por entrar en una senda a la nuestra derecha muy empinada que se asciende  por un agreste paraje donde abundan las aulagas, romeros y jaguarzos.

Mientras más nos adentramos , más se estrecha el camino y sin darnos cuenta ya estamos metidos de lleno en lo más salvaje y grandioso que he conocido yo de este parque “la Colá del Tejo”. Son unos estrechos pasos provistos casi todos de una cadena de seguridad, debajo de unas preciosas cárcavas donde solo se escucha el sonido del viento. Tomamos todas las precauciones ya que el suelo en su mayor parte es roca, estaba un tanto resbaladizo e impresiona los tajos a nuestra derecha. El paso en sí no tiene de mucha dificultad técnica, solo estar en buena forma y sobre todo no tener vértigo, calculo que son unos 3 km de pasos estrechos combinados por ascensiones de varias cañadas y pedreras. Centenarios ejemplares de pinsapos flanquean nuestra ruta, tenemos la suerte de estar dentro de la joya del parque, la belleza de la zona es indescriptible.

Una vez salimos de la zona de los tajos, y tras varios cruces, ya el terreno deja de ser tan empinado y nos dirigimos a un pequeño altiplano previo al Torrecilla, una zona repleta de quejigos que nos llevará hasta el Pilar de Tolox.

A los pies del Torrecilla, en el Pilar de Tolox (1.700 m), hicimos la parada para el almuerzo, es habitual desde hace ya tiempo ver esta zona repleta de senderistas tomándose un descanso. El escaso kilometro que separa el Pilar de Tolox de la cumbre del Torrecilla es un ir y venir de montañeros, el camino se encuentra un poco embarrado debido a las últimas lluvias de la zona pero afortunadamente sin hielo.

Una vez en la cumbre, como siempre la satisfacción por llegar allí de nuevo es impresionante, las vistas magnificas…pero nos queda la bajada.

La bajada la hacemos mirando siempre hacia el Este, lo hacemos por el Puerto de los Valientes (1.840 m) en principio una bajada suave. Seguimos bajando por una impresionante y empinada  cañada camino del Puerto de Los Oréganos (1.481 m), aquí el camino se desvía hacia la derecha.

Desde el Puerto de Los Oréganos seguimos bajando con dirección al Puerto Coronas, una zona que aun hoy está herida y se le ven las secuelas del feroz incendio que afectó en  agosto de 1991 a una extensa zona, y que durante al menos 4 días  estuvo devorando un paraje cuya belleza debió ser impresionante. Devoró un total de 10.000 hectáreas, lo que es en la actualidad unos de los incendios más graves de los últimos 20 años en Andalucía.

Una vez llegamos al Puerto Coronas, optamos la otra variante para llegar al Puerto de Las Golondrinas, el carril de la derecha, una zona de roca rojiza y de monte bajo que nos lleva a la parte final de nuestro recorrido.

En total fueron 19 Km 50m de recorrido, que lo hicimos en 9 horas, el ascenso positivo fue de unos 900 metros.

Agradecer a Juan Llamas por ser el rutero y llevarnos por estos parajes.

Los participantes fuimos: Juan Llamas, Ismael González, Lourdes Jabalera,  Fali Ramos, Antonio Romero, Javier Ruiz  y el que suscribe y le pone imágenes ha  esta crónica, Cristóbal Gambero.

Algunas fotos:

Os dejamos un enlace con más fotos:

 https://1drv.ms/f/s!AvrIyKaiWJlvrAwPngXxp6yz0huw

Subida al Cerro del Águila – 7 de octubre de 2017

Un día maravilloso para caminar por la sierra y la envidiable compañía montañera de socios de Almoradú presagiaban una estupenda mañana de montaña por la Sierra Alpujata, o Sierra Negra como también se la conoce por los lugareños.
El Pico Águilas era nuestro destino y a las 8:30, tras haber salido de Mijas, Antonio Villalba, Antonio Rodríguez y José Antonio Moreno echaban a andar desde los aledaños del Cortijo de la Albuquería, entre los términos municipales de Coín y Monda.
Al pie de un pequeño cerró por donde pasa el torrente que procede del puerto que separa las cuencas de los ríos Pereilas y Alaminos nos adentramos en el valle de ese torrente. Pinos piñoneros, carrascos y resineros nos escoltan desde el inicio del ascenso, mientras que alcornoques, algarrobos y otros arbustos nos van anunciando el tipo de bosque mediterráneo que debió dominar antaño estas sierras.
La pista se va convirtiendo en senda en un ascenso sin descanso que nos anuncia el fuerte desnivel  que tendremos que salvar para hacer cumbre. Mármoles, gneises con granate y sillimanita y peridotitas abundan en el suelo que pisamos.
Un vivero abandonado, una balsa de agua para incendios y una toma de agua nos advierten que la parte más exigente del camino lo tenemos ante nosotros: ascender por un sendero poco marcado que se interna en el bosque de pino resinero que domina este tramo del recorrido.
Seguimos ganando altitud; salimos a 473 m y en apenas 3 kms estamos a 1000 m. Las coscojas y enebros se hacen los dueños del terreno, mientras que el mar de nubes que nos acompaña desde que fuimos ganando altura no nos deja ver, al S, el Pico Águila. Sólo hasta que estamos en su base no nos percatamos de la cumbre, a 1036 m de altitud, y a ella llegamos tras una última subida más suave que la que acabamos de terminar.
Y finalmente la cumbre, con su hito de piedra y sus fabulosas vistas deslucidas en cierta medida por las nubes: al S el mar y un amplio sector de la Costa del Sol occidental; y si miramos al N, la Hoya de Málaga y todas las sierras que contiene y limitan.
Las fotos de rigor, que como última actividad oficial de Almoradú adornará nuestro grupo de WhatsApp hasta la próxima salida e iniciamos el regreso sobre nuestros propios pasos. Una cervecita en la Venta Los Morenos y pasadas las 2 de la tarde culminábamos esta mañana de montaña que nos despide hasta la próxima salida del club, que será la Travesía Sierra de Mijas el próximo 21 de octubre. Desde aquí animamos a todos los socios y amigos de Almoradú a que nos acompañen ese día.
Hasta pronto.

Subida Nocturna a la Concha – 8 de julio de 2017

Aprovechando la luna llena de julio, hicimos una subida nocturna a la Concha de Marbella, quedamos en el parking de la Cañada y partimos en dirección al refugio de Juanar, sobre las 23:30 h. ya estabamos caminando, en poco más de 2 horas estabamos ya en la cima. Nos sentamos en el banco solidario contemplando las vistas de la costa con sus luces y con la luna.

Después de tomarnos algo, nos fuimos a los bancales que hay cercanos a la cima, donde pusimos los sacos y pasamos la noche hasta el amanecer, con las primeras luces aprovechamos para sacar unas fotos y después rápidamente comenzamos el descenso antes de que los calores propios de la época hicieran que caminar por la sierra fuera casi imposible.

Al llegar a los coches, nos acercamos hasta el refugio donde desayunamos.

Agradecer a todos la ruta tan agradable que pasamos.

 

Cumbre de Extremadura – Calvitero – Puente de Mayo 2017

VALLE DEL JERTE-CUMBRE TORREON CALVITERO (EXTREMADURA) 29,30 ABRIL Y 1 DE MAYO DE 2017

El fin de semana, coincidiendo con el puente de Mayo, 5 socios del club realizamos varias rutas en tierras salamantinas y extremeñas.

Nuestro plato fuerte era la subida al Torreón Calvitero (techo de Extremadura) con sus 2.400 metros de altitud y así seguir sumando cumbres dentro del proyecto “17 cumbres” que estamos realizando para el club. Las malas condiciones meteorológicas hicieron que variáramos un poco los planes y cambiáramos el día de la subida a la cumbre del Calvitero, aun así disfrutamos también del impresionante espectáculo que nos brindó la naturaleza visitando unas impresionantes cascadas en el Valle del Jerte.

Sábado 29: Salimos de Mijas Costa sobre las 9h30m, nos espera por delante más de 6 horas de camino y 600 kilómetros en coche, nuestro destino final era el precioso pueblo de Candelario en Salamanca a 1.130m de altitud, elegimos este pueblo no solo por el enclave en el que está, la bonita sierra de Béjar, sino porque logísticamente para las rutas que queríamos realizar era la mejor opción, a un paso del Jerte y a otro del Calvitero. Pasear por Candelario es como retroceder en el tiempo, calles empedradas, grandes casas con unas balconadas de madera que nos recuerda que tuvo un pasado glorioso y sobre todo el sonido del agua, una red de acequias recorre todo el pueblo dando así más belleza al entorno, nos alojamos en la Posada de Candelario un establecimiento con ambiente rural muy recomendado.

Domingo 30: Nos espera una larga jornada hoy , amanece lloviendo pero esto no nos impedirá que nos recorramos de punta a punta el precioso Valle del Jerte, a una hora en coche de Candelario empezamos visitando la cabecera del valle con pueblos como Tornavacas, Jerte, Cabezuela del Valle, Navaconcejo….decidimos pararnos en Torno. Rodeado completamente de cerezos, que ya en esta época están vestidos de su tupido traje verde y con las cerezas aun prematuras emprendemos una pequeña rutita de 3 kilómetros que nos sirvió para estirar las piernas y tener unas vistas tanto de Torno como del propio valle, realmente impresionantes. Entre las localidades del Piornal y Valdastillas se encuentra la Cascada del Caozo, un pequeño sendero pegado a la carretera nos lleva frente hasta ella, sorprende la fuerza del agua y su belleza, al final de recorrido hay una pasarela de hierro donde nos echamos unas fotos, es una visita obligada dentro del Jerte, reponemos fuerza con exquisitos productos de la tierra y a por la siguiente….

.y la siguiente no es menos espectacular, son las Cascadas de Nogaledas en la localidad de Navaconcejo, un entorno realmente mágico, su acceso es por una estrecha vereda con abundante vegetación donde los fresnos, robles y alisos junto al cantar de las numerosas especies de pájaros te hace sentir que el sitio de único. Vamos remontando hasta 7 torrenteras, todas con una belleza sin igual.

Para rematar el día ya atardeciendo nos adentramos en un gran bosque de robles, estamos ahora en la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos entre los pueblos de Cabezuela del Valle y Jerte. El entorno de la Garganta de los Infiernos es precioso y de una gran riqueza natural, con numerosos saltos de agua y cascadas en sus innumerables arroyos y riachuelos que forman una red de afluentes sobre la garganta principal, que vierte finalmente sus aguas al río Jerte. Uno de los puntos de interés más conocidos y espectaculares de la Garganta de los Infiernos son la zona de Los Pilones, con sus marmitas de gigante, pozas donde fluyen y se remolina las aguas que vienen del deshielo , finalmente cenamos y pensar en la ruta de mañana al Calvitero.

Lunes 1: El día amaneció esplendido, algo de frio pero con un sol radiante. Partimos en coche desde Candelario hacia la Plataforma del Travieso que se encuentra a unos 1.850m, en la misma sierra de Béjar. Ascendemos por una suave loma señalizada con hitos de piedra que nos llevará hasta el Canchal de la Ceja a 2.428m, previamente atravesamos varios neveros donde se hizo necesario el uso de crampones. Seguimos la cuerda dirección Este que nos llevará al Torreón Calvitero entre piornales todavía helados, el frio a esa altura con un viento ligeramente moderado se hace patente, rondaremos los 0 grados. Disfrutamos de unas vistas impresionantes a nuestra izquierda la Sierra de Gredos y las Lagunas del Trampal a nuestra derecha las amplias llanuras castellanas. Pronto llegamos a la Portilla de las Agujas, de inconfundible belleza. Desde aquí obtendremos una gran vista del Circo de Hoya Moros, con grandes bloques de roca depositados en su cuenca glaciar y donde destacan dos picos gemelos conocidos como los Hermanitos de Hoyamoros o los Dos Hermanitos. Aquí nace el río Cuerpo de Hombre que más tarde tributará sus aguas al Tormes, afluente del Duero.

Nuestro objetivo está cerca, ya lo vemos, pero antes nos espera el Paso del Diablo un pequeño destrepe que nos hace tomar precaución, porque aunque la piedra tiene un buen agarre el hielo depositado en la misma nos puede causar un disgusto, este paso está equipado con una cadena, lo pasamos con poca dificultad. Ahora sí, a escasos 200 metros ya alcanzamos la cumbre del Torreón Calvitero a 2.400 de altitud el techo de Extremadura, en un torreón de piedras de unos 3 metros donde se enclava el vértice geodésico, allí la foto de rigor y otra cumbre más para el del club. La ruta, que la hacemos circular, tiene una larga bajada, bordeando Los Hermanitos y bajando hasta el circo, donde enormes bloque de piedra nos hace pensar en que allí hubo un día un gran glaciar. Después de casi 9 horas de caminata, 14,400 m y un desnivel cercano a los 1.000 m , llegamos de nuevo a la plataforma del Travieso donde termina nuestra ruta que transcurrió en un 95% por territorio castellano leonés.

En resumen, estos días han servido para descubrir un rinconcito de nuestra península que nos impresionó por su gran belleza.

Los participantes fueron Lourdes Jabalera, Ismael González, Juan Llamas, Antonio Romero y Cristóbal Gambero, también nos acompañó las esposas de estos socios en las rutas de las cascadas.

Agradecer sobre todo el gran trabajo previo del compañero Ismael González, de cómo planificó las rutas, del trabajo durante ellas y sobre todo por su gran profesionalidad a la hora de afrontar y ayudar a los demás componentes del grupo en algunos pasos algo complicados.

Un saludo. Cristóbal Gambero.

Bosque de Niebla – 2 de abril de 2017

Buenas a todos, el pasado domingo 2 de abril volvimos a repetir la ruta por el Bosque de Niebla, en el Parque Natural de Los Alcornocales, cerca de la ciudad de Algeciras.

Sobre las 9:00 h., salimos rumbo a la pedanía gaditana de Pelayo, donde dejamos el coche junto al Bar Las Piedras, donde desayunamos rodeados por un gran número de senderistas de otros clubes. Comenzamos remontando la calle hasta llegar a una senda que nos adentraba en un bosque de alcornoques, tras una primera subida llegamos a una pista donde nos comenzó a llover algo, poco después nos volvimos a desviar y tomamos una nueva senda que nos llevó a la entrada de un cortafuegos donde ya finalizó la lluvia, corta pero intensa subida llegando a una divisoria desde la cual se tenía vistas completas de todo el estrecho viéndose desde Ceuta y Gibraltar hasta Tanger y Tarifa.

Después de remontar la divisoria, nos adentramos a través de una maraña de arbustos y árboles para intentar coronar el Pico Luna, al que llegamos después de una paliza de ramas y pinchos.

Tras la parada donde nos hicimos unas fotos, regresamos tras nuestros pasos y finalmente nos adentramos por fin en el ansiado Bosque de Niebla, un lugar mágico donde los haya lleno de arboles cubiertos de musgo y riachuelos y rios atravesando dicho bosque.

Tras una parada para reponer fuerzas, continuamos el descenso, pasamos por el área recreativa del Bujeo, y poco después estábamos por una senda paralela a la carretera y cercana al punto de partida.

Finalizamos tomando algo en mismo bar donde comenzamos. Un día muy agradable y con un buen tiempo con lo que pudimos disfrutar bastante del recorrido y del bosque de niebla. Agradecer a Esau, Ismael y Antonio por haber participado en la ruta.

Os dejo fotos de la ruta, espero que las disfrutéis.

Batanes de Osunillas – 26 de marzo de 2017

El pasado domingo 26 de marzo de 2017, pasamos un día familiar paseando por los Batanes o Molinos de Osunillas, una ruta de senderismo cultural, en el que aprendimos de mano de nuestro socio y amigo Fermin, como era la antigua industria papelera de Málaga. La ruta discurre por la parte baja de Osunillas, en la que atravesamos diversos cortijos y visitamos algunos batanes. Un día distendido donde socios, familiares y amigos disfrutamos del campo, y donde sobre todos los más pequeños pudieron pasar un día en contacto con la naturaleza, pasándolo en grande.

Subida a Sierra Mágina por el Gargantón – 11 de marzo de 2017

El dia 11 de marzo, fuimos varios miembros del club Almoradú a intentar hacer este pico que es techo provincial de Jaén, entre los que estábamos Antonio Romero, Lourdes e Ismael, y un servidor, Javi Ruiz. Cabe decir que este pico ya es la tercera o cuarta vez que lo tenemos que cancelar por distintos motivos, algunos del grupo incluso hasta siete veces, por lo que lo primero que hice al sonar el despertador fue mirar el móvil a ver quien se había puesto malo, y bingo, tenía una llamada perdida y varios whatapps.  Nada que no se pudiese solventar, me habían informado mal de la hora de quedada y ya estaban abajo esperándome, afortunadamente solo perdimos veinte minutos.

Después de ese ajetreado despertar, pusimos rumbo hacia Bélmez de la Moraleda, nuestro pueblo de referencia, que se encuentra casi al pie del barranco del río Gargantón, por el que íbamos a subir. Paramos a desayunar en una venta justo al pasar Granada, y llegamos al pueblo alrededor de las 9 de la mañana, buena hora para empezar a andar. allí cogimos la pista del río Gargantón, la cual figura en google maps, por lo cual este inicio de ruta es muy fácil de encontrar. Dejamos el coche en un cruce justo al pasar el puente sobre el río, y comenzamos a andar por un sendero junto al río, el cual vadeamos varias veces por unos puntes de madera, y otras por donde pudimos, y fuimos remontando el barranco, el cual presenta unas formaciones de rocas realmente espectaculares, dignas de ver. Llegamos a un punto en el que el barranco se bifurca en dos, tomamos la variante de la izquierda. continuamos caminando hasta el lugar en que la ruta se convierte en circular. Seguimos hacia la derecha, en dirección hacia la Fuentezuela, un pilón en el que nos refrescamos y recargamos agua, pues el día, a pesar de la fecha, era soleado y hacía un calor considerable, y yo encima me había llevado los pantalones de invierno.

Ahora empezaba la parte más dura de la ruta, una fuerte subida hacia la cuerda superior de la sierra, fuera de sendero, de unos 400m de desnivel, con terreno un poco suelto y cubierto de sabinas que hacia un poco incómodo el avanzar. Tomamos como referencia un gran árbol y nos fuimos dirigiendo hacia él cada uno a su paso. Alguno llegó maldiciendo al guía, jeje. Ya estábamos en la cuerda superior, rondando los 2000m, ahora tocaba seguir la cresta durante un par de horas cruzando toda la cresta cimera de la sierra, hasta el pico mágina. A medio camino nos encontramos con el refugio de miramundo, el cual pude gratamente comprobar que ha sido restaurado recientemente, pues la última vez que que estuve hace tres años estaba ruinoso y con riesgo de derrumbe del techo. Ahora lo han dejado perfecto, todo restaurado con ventanas y puertas nuevas, algunas sillas, mesa, una caja con primeros auxilios, libros, y la parte superior acondicionada como dormitorio. Hicimos una parada para el bocata, descansar un poco, y volver a ponernos en marcha con más energía.

Sobre las tres de la tarde llegamos al pico Mágina, no sin antes equivocarnos y creernos que era la lomita anterior que cruzamos, pues el pico Mágina desde el lado que nosotros lo abordamos, es de esos que parece que nunca llega, y lo confundes con otros piquitos que cruzas antes. Fotos de rigor, y tirando millas para abajo, que ahora si hacía un viento y un fresquito que no tenía nada que ver con el calor que habíamos pasado antes.

Bajamos por la cara sur, siguiendo mas o menos lo que sería la ruta tradicional, señalizada. La bajada se hizo bastante dura, el terreno estaba bastante suelto y pedregoso, lo que la hizo muy incómoda y larga, pero atravesamos un espectacular bosque de pinos centenarios que la amenizaron y hicieron de broche final a una ruta que no tiene desperdicio, tanto la subida con esas formaciones en el barranco, la cresta con sus vistas y el refugio, y la bajada a través de ese bosque espectacular.

Llegamos al coche sobre las 6 de la tarde, y paramos en el pueblo a tomar una cerveza y lo que la acompaña, antes de tirar de vuelta a málaga, después de un gran día de montaña en buena compañía.

Foto de salida
Puente sobre rio Gargantón
Nacimiento rio Gargantón
Nuestro amigo Ismael
Donde se ve el puntito blanco hay que subir
Foto de amigos
Parada para reponer fuerzas
Comienzo del gran calenton
Que grande eres Lourdes
Antonio, un esfuerzo más
El grupo después del subidón
Pisando nieve
Ya esta más cerca el puntito de antes
Que relejación
Miramundos
A tiro de piedra lo tenemos
El mal de altura
Pose 1
Pose 2
Pose menos acrobática
Pose 4
El grupo en Pico Mágina
Bajando vamos
Seguimos en ello
Contemplando la choza de pastores
Cartel Informativo
Que grande
Repostando después del gran esfuerzo
Posando sobre la fresca agua

Ruta por el Torcal Bajo – 26 de febrero de 2017

El domingo 26 de Febrero quedamos a las ocho de la mañana los seis que íbamos de la costa en la Venta la Yedra para desayunar. Después nos pasamos por Antequera para recoger a mi hermano y nuestro guía

Nos dirigimos al nacimiento de la villa,lugar de comienzo de la ruta. Desde el mismo sitio comenzamos el ascenso buscando el paso llamado El Peligro para llegar ala zona del Torcal Bajo.
Una vez a qui y siempre guiado por mi hermano,fuimos haciendo un recorrido para ir viendo diferentes cuevas,cimas,un poblado de canteros,diferentes pilones para el almacenamiento de agua, paisajes de ensueño y lo mas espectacular las diferentes formaciones de rocas trabajadas por la erosión de los diferentes agentes meteorológicos.
Después del disfrute nos disponemos para el regreso, que también tubo su encanto .Ya que tenia su cierta emoción, por su dificulta en el paso del Peligrillo y en la zona de la grava, que es emocionante el chorreo.
En general pasamos una jornada muy agradable y para celebrarlo nos fuimos a la venta del conejo y dimos buena cuenta de ello.
Sin nada mas nos despedimos: Jose Antonio, Antonio Rodríguez , Fernando, Miguel, Javi Ruiz, un servidor y Joaquín Romero, principal artífice que nos hizo pasar el día tan buenísimo.
Comienzo de la ruta.
Comienzo de la ruta.
Y dos.
Y dos.
Subiendo por la ladera.
Subiendo por la ladera.
Subida más agrupada.
Subida más agrupada.
Principio del paso llamado el pelegrillo.
Principio del paso llamado el pelegrillo.
Llegando a dicho paso.
Llegando a dicho paso.
Reagrupamiento antes del ascenso final.
Reagrupamiento antes del ascenso final.
Nuestro secretario y Antonio observando la cueva de Merino.
Nuestro secretario y Antonio observando la cueva de Merino.
Tomando un trago de agua.
Tomando un trago de agua.
Rueda de Molino.
Rueda de Molino.
Huella de amonite.
Huella de amonite.
Algunos belenites.
Algunos belenites.

13

Foto del grupo junto a la cueva de Juan González.
Foto del grupo junto a la cueva de Juan González.
Foto circular.
Foto circular.
Una más.
Una más.
Fernando rezando.
Fernando rezando.
Fotografía desde una cueva.
Fotografía desde una cueva.
Pileta en el campamento de los picapedreros.
Pileta en el campamento de los picapedreros.
La montera.
La montera.
Foto de grupo en la montera.
Foto de grupo en la montera.
Nuestro guía Joaquín Romero.
Nuestro guía Joaquín Romero.
Empezamos el descenso por el pelegrillo.
Empezamos el descenso por el pelegrillo.
Sigue el descenso.
Sigue el descenso.
Antonio y Miguel a mediación del descenso.
Antonio y Miguel a mediación del descenso.
Nuestro secretario es muy precavido.
Nuestro secretario es muy precavido.
Ahí arriba hemos estado.
Ahí arriba hemos estado.
Panorámica de las bajadas.
Panorámica de las bajadas.
Otra más.
Otra más.
Jose Antonio y Javi.
Jose Antonio y Javi.
Una residente que nos salió a saludarnos.
Una residente que nos salió a saludarnos.
Final de la bajada.
Final de la bajada.
Estirando las piernas.
Estirando las piernas.