Cronica Intento Ascenso Mulhacén

Salimos el viernes por la tarde-noche Juan Llamas, José Navas, Momo, Mª Jesús, Juanjo, Julio y Francis hacia Capileira en las autocaravanas de Juanjo y Momo llegando al parking del citado pueblo sobre las 10:30 (creo recordar). Cenita-tapeo con alimentos y bebidas de la zona y ¡Hala! a acostarse que hay que madrugá. Aprovechamos para agradecer tanto a Juanjo como a Momo su predisposición e invitación para que nos sintiésemos como “en nuestra casa” (nunca mejor dicho).

A las 7:00 horas nos lanzamos a desayunar en el bar en el que habíamos quedado con José, nuestro contacto en Capileira para acercarnos al inicio de la ruta por la acequia baja al ser imposible acceder al Refugio del Poqueira por La Cebadilla como teníamos costumbre. Este buen hombre nos deleitó con una exhibición de como conducir sobre pistas con placas de hielo y con nieve que ni Carlos Sainz. Esos 30 minutos creo que no lo olvidaremos en mucho tiempo.

Ya en la acequia baja comenzamos el caminar animosos con el objetivo de alcanzar la acequia alta y posteriormente el Refugio, para intentar ascender con lo mínimo necesario hacia el Mulhacén ese mismo día.

Pronto nos dimos cuenta, que aunque nos informaron de que se podía tardar unas 3 horas, la acequia recorría fielmente el contorno de la sierra, por lo que el camino se hacia largo y en algunos puntos muy dificultoso por la existencia de hielo, nieve papa, dificultad para ver la acequia, estrechez de la misma, etc. que hacía dificil la progresión al ritmo que teníamos pensado.

En estas estábamos cuando tras nosotros apareció un grupo de montañeros murcianos (saludos!!!) que estaban en la misma situación, por lo que juntos avanzamos hacia el Refugio disfrutando de espectaculares vistas de Sierra Nevada con una cantidad de nieve im-presionante. Si algo destacariamos sería el paso por esos senderos nevados a media ladera y la ascensión por las palas nevadas en el acceso al Refugio desde el Cortijo de Las Tomas.

La llegada al refugio fué sobre las 16:30-17:00 horas (aprox. 9 kilometritos de acequia), pues seguimos casi todo el trayecto por la acequia baja, (cuyo trazado sinuoso fué penoso; a que rima?) para remontar finalmente hacia la acequia alta y llegar al Cortijo de Las Tomas, por lo que la ascensión al Mulhacén se dejó para el día siguiente.

Mientras tanto, en el refugio pudimos conversar con los murcianos más detenidamente, entre nosotros, estirar, hacer yoga… (mandar un saludito a Cuco y cía, que hacía años que no nos veíamos por las montañas; bueno… es que siempre nos hemos encontrado en el monte).

Durante la abundante cena que te sirven en el Refugio ya se escuchaba los silbidos del viento en su roce con los elementos del mismo, por lo que todo presagiaba que ibamos a tener viento al día siguiente. No obstante, se acordó un horario para levantarnos y decidir sobre la marcha. Y seguimos con los saluditos: desde aquí agradecer y felicitar el exquisito y atento trato del personal del Refugio del Poqueira, además de la info que siempre te facilitan.

Pos ná, al día siguiente sobre las 5:30 horas había una brisa de unos 60-70 km./h (según info del refugio), por lo que esto, unido a que teníamos que garantizarnos volver con tiempo suficiente para iniciar el descenso desde el refugio para Capileira sin que nos alcanzase la noche al tener que volver por la acequia alta, la cual no conocíamos, viendo lo que tardamos el día anterior en hacer los mismo pero 120 m de altitud más abajo, hizo que decidiéramos, muy a nuestro pesar, no intentar la cumbre.

La vuelta la realizamos por la Hoya del Portillo, pues montañeros de Graná nos informaron que ellos el día anterior vinieron por la acequia alta y fué igual de penoso que la baja). Por lo que salimos del refugio tempranito, bien desayunaitos y abrigaditos, disfrutando del hielo y la nieve que encontrábamos en nuestro camino al amanecer. Ya derecho y trochando hacia Capileira City a la que alcanzamos llegar sobre las 15:00 horas tras recorrer ese día tan sólo 18 km por nieve (buen alparguetazo, si). Por esto, nos vimos obligados a reponer liquidos, proteinas e hidratos de carbono a base de güenas viandas en un restaurante del lugá.

Aprovechamos la ocasión para dar la bienvenida al club a dos socios nuevos: Momo, viajero incansable al igual que conversador y a Mª Jesús, simpática, competente y con ganas de hacer muchas cosas.

Eso e, eso e, eso es todos amigos !!!

Anuncios

5 comentarios en “Cronica Intento Ascenso Mulhacén”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s